Hola! 

Llevaba mucho tiempo sin escribir nada, así que aprovecho un huequecillo para explicar un poco mi experiencia en el 4º Enduro de les Gavarres, primera prueba de la Copa Catalana d'Enduro. La verdad es que el comienzo de esta competición no podía empezar peor, pero volvimos con muy buen sabor de boca! 

Dos semanas antes, hubo un incendio justo en la zona en la que se disputaba una de las especiales, por lo que debido al alto riesgo de incendio, la carrera estuvo a punto de anularse. La organización tuvo que actuar rápido, añadiendo una nueva especial, corta pero con mucho, técnica y velocidad. 

Durante toda la semana correspondiente a la carrera estábamos todos con la mosca detrás de la oreja porque sabíamos que "el tiempo" había pronosticado lluvias intensas durante el fin de semana... y así fue, pero milagrosamente sólo llovió en fuera de los horarios de carrera. ¡Toda una suerte! 



Subí el sábado con unos compañeros de la Tribu BTT para examinar el terreno y ver que nos deparaban los senderos de Les Gavarres. Durante el trayecto pudímos ver los estragos que las llamas habían causado en los bonitos parajes de la zona. Una verdadera lástima. 

Al llegar arriba, a la hermita de fitor, nos pusimos las protecciones y fuimos a explorar la zona y prepararnos para las 5 especiales que nos espaban mañana. La verdad es que los tramos se antojaron bastante rápidos y técnicos, con zonas de pedaleo duro pero también con muchos toboganes, tramos de piedras, saltos. ¡Una delicia para el enduro! 

El primer tramo cronometrado, que tuvo que ser cambiado se componía por un tramo inicial de mucha velocidad, con diferentes trazadas, un tramo en medio de pedaleo con una roca enorme de un metro de altura que se debía sortear de la mejor manera posible. Cuentan las leyendas, que Cedric Grácia ¡se la saltó haciendo un bunny-hop! ¡Esta gente está en otro nivel! Yo me caí en la tercera curva... cosas que pasan. 

Bajando el primer tramo

El segundo tramo comenzaba con unas rocas que también se debían sortear de mala manera para pasar a un tramo muy rápido con un cambio importante en el último tramo, pasando otra vez a una zona muy rápida con un salto final. Una especial muy divertida. 



El tercer tramo, conocido como La Roca Filanera era todo un reto para los que no la habíamos hecho nunca, un inicio rocoso con pedaleo que nos enlazaba directamente con un tramo de Downhill rocoso en el que debías elegir muy bien la trazada y estar bien preparado para lo que vendría. Continuaba con unos toboganes y un tramo de pedaleo duro al final. 

El cuarto tramo se llevó la palma al más exigente a nivel técnico en todos los aspectos. El inicio era ya duro, pasando por una zona de pedaleo entre rocas en la que no solo debías saber trazar y moverte sobre la bici, sino que también tenías que pedalear a fondo. Después seguía con un escalón muy inclinado que daba paso a una zona muy técnica de toboganes que enlazaba con un tramo final de pedaleo. 

La quinta especia, la más corta y menos técnica, se compuso de un enlace a la hermita de Fitor que tenía un salto, dos wallrides y unos troncos que debías saltar con un buen bunny hop si no querías quedarte clavado. Corta pero intensa! 




El día de la carrera me lo tomé con bastante filosofía, ya que debido a mi nivel patatero tampoco puedo tirar mucho y casi siempre acabo pillando en alguna especial, así que poco a poco y tira tira disfruté mucho con cada una de las especiales. Sufrí especialmente en la cuarta, que se las traía bastante. 


El ganador de la prueba fue el francés Damien Otton, que repetía victoria, seguido de Cedric Grácia y Umbert Almenara. Rapidísimos! 

Justo después de finalizar la carrera nos cayó una granizada de proporciones muy bestias. Por suerte ya estábamos bajo refugio y disfrutando de la fideuá que la organización nos había preparado. 


Ahora sólo puedo decir que el año que viene habrá más... y mejor! 




La maquina de Mr. Cedric