Viewing entries tagged
Suspensiones

Amortiguadores Fox, el secreto del Nitrógeno.

Casi un año sin escribir! El tiempo pasa a tope. Hoy que tengo un poco de tiempo puedo escribir y detallar algunas cosas acerca de mis últimas experiencias con amortiguadores; un campo en el que estoy metido de lleno y que es realmente apasionante.

Los amortiguadores de bicicleta son el corazón de gran parte de nuestras bicicletas y tras haber abierto varios modelos Fox Float puedo explicar el porqué la casa tiene tan celosos los mantenimientos y no permite que lo hagan talleres cualquiera o en casa.

Lo primero de todo, es aclarar el tema del famoso nitrógeno.


Aquí tenéis un diagrama de un Fox RP23, estandarte de la marca durante muchos años y que realmente se puso en un monton de bicicletas.

Como se puede ver en este detalle en sección, su construcción es realmente formidable, muy bien pensado y adaptado para dar el máximo rendimiento y durabilidad. Para haceros una idea, me han llegado a traer fox para reparar del año 2005, sin haber hecho nunca un mantenimiento! Realmente es espectacular la durabilidad de estos aparatos. Por otro lado, un mantenimiento anual no hace daño a nadie y tampoco es tan caro si se consigue hacer en tiendas y no en el servicio oficial de Fox, en el que las tarifas son carísimas!




¿Porque Fox usa el famoso nitrógeno para rellenar sus amortiguadores?

El nitrógeno, como habéis podido ver en el diagrama, está en la parte inferior del vástago del amortiguador, sellado por un pistón flotante interno (IFP en ingés) Este da más presión al aceite para que fluya mejor, resultando en si un mejor funcionamiento hidráulico. En los Float, la presión ronda entre los 400 y 600 psi de presión. Eso es mucha presión! Eso son 41 bares! Las cubiertas de nuestras bicis de montña van a un máximo de 4,5! Imaginaos la de presión que tiene que haber dentro de la IFP. Para rellenar esto hace falta un instrumento que de mucha presión. En estos casos, Rock Shox usa una válvula especial e inyecta aire normal. En el caso de Fox, usan un tapón de goma, que no se puede comprar ni en tiendas y que se tiene que reemplazar en cada servicio. Segun Fox, el nitrógeno es más estable y no crea humedad dentro del sistema, por lo que mantiene el rendimiento de la suspensión por más tiempo. Es real, en la mayoría de casos, el pistón se mantiene perfectamente.

¿Tengo que cambiar el aceite de mi amortiguador periodicamente?

Y las juntas también! En mi experiencia, recomendaría el cambio anual, ya que los amortiguadores trabajan MUCHO y el volumen de aceite es muy pequeño. En la mayoría de los casos que he abierto el  amortiguador, este estaba deteriorado, muy deteriorado, habiendo perdido todas sus cualidades. Por este mismo motivo un cambio de aceite, juntas y reengrase de pistones hace que el amortiguador tenga un tacto aún mejor que cuando lo compraste.

¿Porque no puedo hacer el mantenimento en casa?

Abrir un amortiguador Fox completamente no es tan fácil, se requieren de herramientas específicas, difíciles de encontrar y ademá caras. Los recambios, tienes que buscarte la vida como puedas. Por este mismo motivo, hacerlo en tu casa te saldrá por la torta un pan, eso, si consigues que todas las piezas queden en buen estado, porque el interior del amortiguador es muy, muy frágil. Los pistones están anodizados con una capa muy fina de teflón, que si estan marcados, van a perder aceite en menos de lo que canta un gallo.


Las juntas, en mi caso, sólo he podido conseguirlas en una fábrica de hidráulicos, pero antes he tenido que tomar un montón de medidas. He tardado meses en tener el material listo para uno. Fox no lo pone fácil.

Por otro lado, las herramientas son caras. Sólo el kit de recarga de nitrógeno supone un gasto de 300€ o más. Las presas para poder acceder a todo el contenido del amortiguador, son también caras y si las mandas a hacer a un tornero tampoco te saldrá a cuenta.

Un cambio de aceite no requiere tantas herramientas, pero cuando fuga alguna junta la cosa ya se pone más peluda.

Conclusión: Fox lo quiere mantener todo cerrado y bien cerrado. En el caso de Rock Shox, tu puedes cambiar el aceite y rellenar la IFP casi sin herramientas y no son tan caras. Supongo que es parte del control de calidad de la marca, pero igualmente, se podrían haber estirado un poco.

Vuelvo a repetir y recomiendo, cambio de aceite y juntas anual, notaréis la diferencia!




Mantenimiento Fox Rp2 y substitución de casquillo de fricción.

Hola de nuevo!

Hoy le he metido mano a mi Fox RP2, que ya pedía a gritos un cambio de  juntas. También el casquillo de fricción superior se ha tenido que cambiar porque ya comenzaba a tener holgura. 




Para esta operación necesitaremos: 

- Un tornillo de banco (A partir de 12 euros)
- Un extractor de pedalier con cabeza allen (10 euros) o dos cabezas de llaves de carraca de 10mm y de 14mm aproximadamente o un extractor especial (A partir de 25 euros) 
- Grasa, a ser posible de suspensiones (5 euros)
- Un kit de retenes FOX para amortiguadores (A partir de 12 euros) 
- Casquillos de amortiguador ( A partir de 3,5 euros) 

Os explico un poco como ha ido todo. 

Para todas las operaciones de mantenimiento se necesita un tornillo de banco casi imprescindiblemente. Si no tenéis, con un sargento y mucho cuidado también se puede hacer algo, pero con cuidao!!! 

Quitar el casquillo de fricción

Lo primero de todo que he hecho ha sido quitar el casquillo de fricción antiguo. Para hacerlo, me he ayudado con un extractor de bielas con rosca allen, que curiosamente la medida de la rosca encajaba perfectamente para sacar el susodicho y el vaso servia para contenedor del casquillo. Manos a la obra!

He desmontado el anclaje superior y he insertado el aparatejo. El resultado no podía ir mejor. En dos minutos ya tenía el casquillo fuera de su alojamiento y sin ningún tipo de esfuerzo. 




Decir que Fox usa los mismos casquillos para todos los amortiguadores desde hace bastantes años. Si tienes que hacer el cambio, basta que vayas a tu tendero a pedirle los casquillos. Te rondará unos 7 euros dos casquillos. Os dejo una foto para que veais la diferencia entre un casquillo nuevo y uno usado. El de la derecha aún conserva su banda de teflón y no está deformado. El de la derecha podéis ver que está para el arrastre. 


En cuanto a los reductores, para este tutorial no me llegaron los de baja fricción, por lo que cuando lleguen colgaré fotos del cambio y os explicaré mis impresiones! 


Introducir el casquillo de fricción

Bueno, volvamos al lío. Ahora vamos a cambiar el casquillo de fricción. Para mi bici sólo tengo un casquillo, ya que abajo el amortiguador se ancla con un eje pasante al cuadro. 

Para introducir el casquillo nuevo, colocáis un poco con la mano el casquillo sobre el aro del amortiguador con mucho cuidado y dejándolo lo más recto posible. 

A continuación ponéis el amortiguador y el casquillo en el tornillo de banco. Es importante que protejáis el lado de apoyo del amortiguador con algo que impida que toque directamente el metal del torno para que no se dañe el amortiguador. En mi caso, un guante bien doblado hizo el uso. 

Seguidamente apretamos lentamente y comprobamos que el casquillo entra suavemente en el alojamiento del amortiguador. Muy importante que entre recto! 





El resultado es este. El casquillo no debe sobresalir por ningún lado. 


Ahora, pondremos los espaciadores dentro del casquillo y apretaremos de nuevo el amortiguador en el torno. 

Cambio de retenes y juntas tóricas 

Seguidamente, QUITAREMOS TODO EL AIRE DE LA CÁMARA, así nos evitaremos que salga un émbolo volando cual proyectil de la segunda guerra mundial. 

Con nuestra mano, desenroscaremos el amortiguador en sentido contrario a las agujas del reloj. Saldrá muy fácilmente. Retiramos el émbolo y nos quedará la cámara al desnudo. Nos quedará tal que así. 



Para hacer el mantenimiento, necesitaremos el kit de retenes y juntas de Fox, junto con su Float Fluid. En Biking Point cuesta 12€ gracias a una promoción. Gran precio!

Para el mantenimiento del RP2 nos sobrarán algunas juntas, sólo tenemos que substituir las que iremos quitando. Yo he ido separando y clasificando las juntas y poniendo las nuevas al momento, para no liarme y que quedara todo igual. Así os será muy difícil equivocaros. Por otro lado, hacer una foto tampoco es mala idea! 


Junto con un útil con un poco de punta, iremos desmontando todos los retenes y substituyendo al momento y aplicando grasa especial para suspensiones. El útil que useis tiene que ser lo menos agresivo posible. Si rayáis una parte del pistón del amortiguador, tendréis muchos números de que pierda aire y por tanto, tendremos que cambiar pistón.  No sé el precio, pero puede doler... 



También extraeremos los retenes y juntas del émbolo. Con cuidadito también! 



Iremos introduciendo los anillos y juntas en su respectivo lugar y orden. Si os cuesta introducir los anillos, los podéis doblar un poco y después se asentarán en el alojamiento. Yo introduje primero un blanco, después el negro y el último blanco. Son los más difíciles de poner. Recordad que hay que engrasarlo todo! 



Cuando tengamos las juntas montadas volveremos a introducir el émbolo parcialmente. Es el momento de poner el Float Fluid. Tratad de repartirlo por el interior y lados del émbolo. También en la zona del pistón. 




Una vez hecho esto, empujaremos el émbolo hacia el cuerpo del amortiguador y enroscaremos. Necesitaréis un poco de fuerza para que entre, ya que va bastante apretado. Roscamos suavemente con la mano sin pasarnos. 


Finalmente, con la ayuda de alguna herramienta, alinearemos el pistón con el cuerpo del amortiguador. 

Ahora volvemos a inflar y si infla bien y no pierde aire... a rodar!!! 







Mejorando nuestro amortiguador trasero de aire sin que nos cueste un riñón

Hola de nuevo! 

Algunos habéis pensado que vuestro amortiguador de aire no acaba de haceros el peso. No absorbe, o se hunde demasiado, o simplemente el tacto no os acaba de gustar. Todos sabemos que la opción pasa por adquirir un modelo superior con unas cualidades mucho mejores (Vease Cane Creek Double Barrel, BOS Deville, Fox Kashimas...) pero el precio a pagar siempre suele ser bastante alto. Un Fox CTD Kashima se nos puede vender sobre unos 500€ y un Cane Creek Double Barrel por un precio similar...  

Si, lo bueno sale caro... pero con un par de cambios (principalemente en los Fox) podemos variar a nuestro gusto el funcionamiento y tarado del corazón de nuestra bici de doble suspensión. 

El Kit Roller de Amachete
Todos los amortiguadores de serie van montados con unos casquillos de fricción de cobre recubierto de teflón y sujeto a unos separadores que regulan el desgaste del giro del amortiguador en el cuadro. Ya en el año 98 Eduardo Cuesta ideó cambiar los susodichos casquillos por unos rodamientos de agujas que cumplieran la función. 


El resultado no podía ser mejor. El aumento de sensibilidad en nuestro amortiguador de aire es increible. Lo más increible es que por no más de 40 euros, nuestro amortiguador mejore notablemente su sensibilidad y movimiento. 

Para instalarlo, en la web de amachete enseñan muy fácilmente como tomar las medidas para tu cuadro. (Es compatible con casi todos y con casi todos los amortiguadores) e instalarlo. 

Una gran idea y además made in Spain! 


Reductores de 5 piezas para Fox



Fox, el gran gigante de las suspensiones también se ha dado cuenta de que los casquillos ya están bastante desfasados y que hace falta algo más para mejorar el funcionamiento de su producto. Por eso, nos ofrece este juego de 5 piezas (Si, yo también veo 7, pero es lo que pone) Para poder instalarlos, tienes que medir el ancho de todos los casquillos, y también de los reductores, para que estos se adapten a tu cuadro. El precio... a partir de 19,95 por lado. Es decir, que para instalarlo en tu amortiguador necesitas 2 kits. 40 euros. Empate con el Kit Roller. 

Fox asegura una mejora sustancial de la sensibilidad del amortiguador.

Cambiar la cámara de aire de tu amortiguador

Si, como oyes y como ves! Puedes cambiar la cantidad de aire de tu cámara, modificando el funcionamiento de este. Esto lo puedes hacer principalmente en los amortiguadores FOX. 
  


Si pones una cámara más grande aumentarás la linealidad del sistema de suspensión, aprovechando mucho más el recorrido de la suspensión. Si practicas un mountain bike agresivo, y necesitas mucha absorción del sistema, una cámara de alto volumen (High Volume) es tu elección. Una amortiguación lineal, aprovecha más el recorrido de la suspensión y no se endurece tanto a medida que se hunde. 

En cambio, si te encanta rascar segundos al crono en las pistas y para ti las suspensión es ese "extra" de confort y seguridad bajando, buscarás una amortiguación más progresiva, que se vaya endureciendo a medida que se hunde. Esto provocará que no uses todo el recorrido de tu amortiguador, pero para tu estilo de conducción eso supone más una ventaja que un inconveniente. 

El precio de estas cámaras es más elevado; oscila entre los 50 y 100 euros y se encuentra fuera de España, a no ser que trates de hablar con el distribuidor de Fox. 

Puedes conseguirlos en: http://www.mojostore.co.uk/acatalog/Shock-Air-Cans.html 


Espaciadores de suspensión



Si no quieres cambiar la botella y ganar algo de progresividad en el sistema, (repito, que el amortiguador se endurezca cada vez más cuando se hunde) podemos comprar unos espaciadores especiales para cámaras de alto volument de Fox, que nos ayudan con este fin. 

Ojo! Una cosa importante, no se puede comprar un espaciador al azar, tienes que comprobar en una tabla si el tamaño es compatible con tu amortiguador, ya que Fox indica que algunas combinaciones pueden resultar extremadamente peligrosas. (No, no me lo invento, consultad este enlace Volumen de espaciadores ) 

El precio de estos espaciadores oscila sobre los 37 euros. 

Meter aceite en la cámara de aire

Por último, me dejo un método aún más económico para ganar progresividad. Sacad todo el aire del amortiguador y extraed la válvula de aire. Con una jeringuilla vais metiendo aceite de 3 en 3ml y vais probando. 

A mi este método no me gusta porque al final el funcionamiento del amortiguador se irá modificando a la larga... muy a la larga, pero se irá haciendo... eso si... el precio... a partir de 9 euros, que es lo que cuesta la botella de aceite de suspensión más barata. Baratito! 


Bueno, hasta aquí este post sobre suspensiones, espero que os sea de provecho! 

Que vaya fantástico!!!