Ya estamos aquí de nuevo! 
Otra vez, demasiado tiempo entre entrada y entrada. En fin, que le haremos. 

El post de hoy es realmente sencillo, pero que puede servir de mucho para alargar la vida de nuestra suspensión y de sus retenes, así como también que su funcionamiento siempre sea óptimo. 

El procedimiento es muy sencillo, por lo que lo podemos hacer tranquilamente después de cada salida si nos apetece. 

Para hacer este mantenimiento, he usado un limpiador/lubricador especial DEO de la marca Brunox, que cumple con creces su función. Este producto lubrica los retenes, evitando que se sequen y pierdan estanqueidad. Esto se traduce en una mayor vida de los retenes y una mejor limpieza de las barras y casquillos, que es principalmente lo que nos interesa que se mantenga limpio. 




Para limpiar, sólo hay que hacer lo siguiente: 

- CON CUIDADO, vamos a poner el producto encima de los retenes y guardapolvos. Advierto que se tenga cuidado porque si se nos escapa una gota de líquido y desgraciadamente cae en las pastillas de freno, con mucha seguridad tendremos que cambiarlas porque se habrán contaminado. Normalmente pongo un poco de papel para proteger y listos! Esperamos unos segundos a que el producto penetre y haga efecto. 



-  Acto seguido, bombeamos varias veces la suspensión. Esto hará que el retén expulse toda la suciedad que tenía dentro. En la foto de abajo se ve claramente. 



-  Acto seguido, limpiamos con un poco de papel y repetimos la operación hasta que no quede nada de suciedad dentro. 



-  Por último, yo siempre unto un poco de líquido encima de papel de cocina y lo esparzo por las barras de la horquilla. Esto mejorará el tacto incial y ayudará a repeler la suciedad. 



Espero que os sea útil y que os dure mucho vuestra horquilla!