Casi un año sin escribir! El tiempo pasa a tope. Hoy que tengo un poco de tiempo puedo escribir y detallar algunas cosas acerca de mis últimas experiencias con amortiguadores; un campo en el que estoy metido de lleno y que es realmente apasionante.

Los amortiguadores de bicicleta son el corazón de gran parte de nuestras bicicletas y tras haber abierto varios modelos Fox Float puedo explicar el porqué la casa tiene tan celosos los mantenimientos y no permite que lo hagan talleres cualquiera o en casa.

Lo primero de todo, es aclarar el tema del famoso nitrógeno.


Aquí tenéis un diagrama de un Fox RP23, estandarte de la marca durante muchos años y que realmente se puso en un monton de bicicletas.

Como se puede ver en este detalle en sección, su construcción es realmente formidable, muy bien pensado y adaptado para dar el máximo rendimiento y durabilidad. Para haceros una idea, me han llegado a traer fox para reparar del año 2005, sin haber hecho nunca un mantenimiento! Realmente es espectacular la durabilidad de estos aparatos. Por otro lado, un mantenimiento anual no hace daño a nadie y tampoco es tan caro si se consigue hacer en tiendas y no en el servicio oficial de Fox, en el que las tarifas son carísimas!




¿Porque Fox usa el famoso nitrógeno para rellenar sus amortiguadores?

El nitrógeno, como habéis podido ver en el diagrama, está en la parte inferior del vástago del amortiguador, sellado por un pistón flotante interno (IFP en ingés) Este da más presión al aceite para que fluya mejor, resultando en si un mejor funcionamiento hidráulico. En los Float, la presión ronda entre los 400 y 600 psi de presión. Eso es mucha presión! Eso son 41 bares! Las cubiertas de nuestras bicis de montña van a un máximo de 4,5! Imaginaos la de presión que tiene que haber dentro de la IFP. Para rellenar esto hace falta un instrumento que de mucha presión. En estos casos, Rock Shox usa una válvula especial e inyecta aire normal. En el caso de Fox, usan un tapón de goma, que no se puede comprar ni en tiendas y que se tiene que reemplazar en cada servicio. Segun Fox, el nitrógeno es más estable y no crea humedad dentro del sistema, por lo que mantiene el rendimiento de la suspensión por más tiempo. Es real, en la mayoría de casos, el pistón se mantiene perfectamente.

¿Tengo que cambiar el aceite de mi amortiguador periodicamente?

Y las juntas también! En mi experiencia, recomendaría el cambio anual, ya que los amortiguadores trabajan MUCHO y el volumen de aceite es muy pequeño. En la mayoría de los casos que he abierto el  amortiguador, este estaba deteriorado, muy deteriorado, habiendo perdido todas sus cualidades. Por este mismo motivo un cambio de aceite, juntas y reengrase de pistones hace que el amortiguador tenga un tacto aún mejor que cuando lo compraste.

¿Porque no puedo hacer el mantenimento en casa?

Abrir un amortiguador Fox completamente no es tan fácil, se requieren de herramientas específicas, difíciles de encontrar y ademá caras. Los recambios, tienes que buscarte la vida como puedas. Por este mismo motivo, hacerlo en tu casa te saldrá por la torta un pan, eso, si consigues que todas las piezas queden en buen estado, porque el interior del amortiguador es muy, muy frágil. Los pistones están anodizados con una capa muy fina de teflón, que si estan marcados, van a perder aceite en menos de lo que canta un gallo.


Las juntas, en mi caso, sólo he podido conseguirlas en una fábrica de hidráulicos, pero antes he tenido que tomar un montón de medidas. He tardado meses en tener el material listo para uno. Fox no lo pone fácil.

Por otro lado, las herramientas son caras. Sólo el kit de recarga de nitrógeno supone un gasto de 300€ o más. Las presas para poder acceder a todo el contenido del amortiguador, son también caras y si las mandas a hacer a un tornero tampoco te saldrá a cuenta.

Un cambio de aceite no requiere tantas herramientas, pero cuando fuga alguna junta la cosa ya se pone más peluda.

Conclusión: Fox lo quiere mantener todo cerrado y bien cerrado. En el caso de Rock Shox, tu puedes cambiar el aceite y rellenar la IFP casi sin herramientas y no son tan caras. Supongo que es parte del control de calidad de la marca, pero igualmente, se podrían haber estirado un poco.

Vuelvo a repetir y recomiendo, cambio de aceite y juntas anual, notaréis la diferencia!